5 lugares para visitar en Santiago de Chile

Museo de la Memoria y de los Derechos Humanos

Si uno se deja, se puede hacer un pequeño viaje en el tiempo. Si uno se deja, la lágrima brota fácil. Excelente exposición que relata, con imágenes, textos y material audiovisual, uno de los tramos más tristes de la historia chilena: el golpe al presidente Allende, el 11 de septiembre de 1973, para luego transitar la dictadura de Pinochet, los años de represión, tortura y silencios obligados. Finaliza con el lento proceso de transformación y la vuelta a la democracia. El material y el montaje son excelentes. Un imperdible de la ciudad.

 

Barrio Lastarria

Es una buena combinación de bohemia con toques modernos. Hay una gran variedad de bares, restaurantes y cafés. Hay muchos edificios clásicos, calles empedradas y rincones curvilíneos que invitan a perderse sin apuro. Es uno de los barrios más visitados por los turistas. Tanto por los que están de paso como los que deciden hacer de Santiago su vivienda por unos cuantos meses; como sucede con los estudiantes extranjeros. Un lugar ideal para los amantes de la buena música, los paseos de artesanos  y la arquitectura.

Mote con huesillo

Cerro Santa Lucía

Definitiva un “must” para los que visiten la capital chilena. Es que, desde la cima, se puede tener un vistazo de toda la ciudad. Así que, si hubiese que elegir tan sólo un sitio de Santiago para visitar, sin duda sería el Cerro Santa Lucía. Se puede subir a pie, con vehículo o utilizar el elevador. En la cima hay negocios para comprar casi de todo: desde souvenirs, remeras y comida. Fue en ese punto panormámico, mientras disfrutábamos de la increíble vista, donde probamos nuestro primer trago típicamente chileno: mote con huesillos. Se trata de una bebida refrescante y sin alcohol, muy dulce, con granos de trigo.

La moneda

Palacio La Moneda

Sólo pasamos por el frente. Dimos una vuelta a su alrededor, sacamos fotos y seguimos de largo. El día que pasamos por ahí no estaba abierto para la visita al público. Un edificio moderno, frío y distante. Inevitable sentir un frío intenso por el cuerpo al verlo y recordar que de ahí fue arrancado y asesinado, en manos de los militares, Salvador Allende. Remite, indefectiblemente, a la historia de Argentina. Son esas similitudes las que nos hermanan con Chile. Las cicatrices de un país que vivió saqueos institucionales, torturas y mentiras pesan fuerte en la memoria de ellos, la nuestra y en la de los todos los pueblos de estas latitudes (entre otras). Somos latinos.

La chascona

Museo La Chascona

Me dejo el postre para el final. Definitivamente amé la visita por la casa que compartió Pablo Neruda con quien fuera su amor secreto para luego convertirse en su segunda esposa, Matilde Urrutia, en el barrio de Bellavista. Se llama “La Chascona” que significa “pelo abundando y enredado”, tal como lo tenía el amor del poeta.

Ubicada al pie del Cerro San Cristóbal, la casa es un pequeño paraíso de colores donde cada detalle tiene un porqué. Se recorre con un audioguía que permite conocer cada uno de los motivos detrás de cada elección que se hizo en ese hogar. En el comedor, por ejemplo, hay una pequeña puerta camuflada que el escritor solía usar para esconderse y sorprender a sus invitados. Neruda nunca dejó morir a su niño interior. El humor, los sueños y el idealismo lo acompañaron hasta su muerte.

Él se autodenominaba un capitán de tierra firme. Disfrutaba de todo lo vinculado con la navegación y el mar. Da cuenta de esta pasión las ventanas con formas redondeadas y los timones, que abundan en toda la casa, y que hacen sentir que uno está navegando en alta mar.

Facebooktwittergoogle_plus

Deja un comentario