Tikal, un imperdible de Guatemala

El Parque Nacional Tikal está ubicado en el departamento de Petén y es uno de los lugares que no se deben dejar de visitar. Sin duda está en el top ten de los sitios más hermosos del continente americano. Declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, es uno de los yacimientos arqueológicos más grandes del mundo: el parque ocupa 576 kilómetros y las ruinas, 24 km2. Tikal, que en maya significa “lugar de las voces”, es un sitio donde abundan los sonidos. Basta con ver el amanecer desde uno de sus templos para entender el porqué del nombre. Eso fue lo que hicimos cuando lo visitamos, en enero de 2013. Nos levantamos a las 3 de la mañana en el hostel donde estábamos hospedados, en la ciudad de Flores, y cubrimos los sesenta y pico de kilómetros que nos separaban del parque (la entrada vale unos US$20). Está la opción de quedarse a dormir más cerca de esa zona, pero la noche vale hasta tres veces más que lo que se paga en Flores y la verdad que es una ciudad que vale la pena recorrer por sus callecitas curvas, los edificios de colores, el aroma que invade casi cualquier sitio cuando llega la hora de la cena y por el inmenso lago Petén que se puede recorrer con algunas de las tantas embarcaciones que ofrecen paseos por unos pocos pesos.

65207_4940302098427_1693218392_n(vista del Lago Petén, en la ciudad Flores)

En la puerta nos esperaba un guía que nos llevaría hasta uno de los templos más altos para experimentar un amanecer verdaderamente mágico. Como todavía era de noche, tuvimos que subir las escaleras de la pirámide con ayuda de una linterna y la intuición. Una vez allí arriba sólo restaba hacer silencio, respirar y dedicarse a percibir lo que ocurría con todos los sentidos posibles. La humedad se olía en el entorno y se sentía pegajosa en la piel. Los sonidos eran infinitos. Y más todavía, si se cerraban los ojos. Así todo parecía magnificarse aún más. Se oía el golpeteo del viento sobre las copas de los árboles, los pájaros sobrevolar y un chillido muy fuerte que, según nos dijeron, provenía de los monos aulladores, típicos habitantes de esa zona. Era como si la selva vibrara dentro del cuerpo. Un poco por lo místico del lugar y otro tanto (quizás en gran parte) por las características arquitectónicas de ese centro: las pirámides tienen depresiones en las paredes de piedras que sirven como amplificadores del sonido.

226804_488405464552950_504494409_n(Templo en Tikal)

Después de experimentar (porque no fue sólo ver, sino sentir con todo el cuerpo) uno de los amaneceres más hermosos, nos dedicamos a recorrer algunas de las 3000 estructuras que hay en el parque. A decir verdad, sólo les echamos un vistazo a las principales porque no nos daba el día para apreciar tanta inmensidad. Los templos más importantes son el Templo I o del Gran Jaguar, que tiene 44 metros de altura; el Templo II o de las Máscaras, de 37 metros; el Templo III o Templo del Sacerdote Jaguar, de 60 metros; el Templo IV o Templo de la Serpiente de dos Cabezas, de 70 metros y el Templo V de 59 metros. Nosotros hicimos la visita con un guía y creo que vale la pena. Principalmente si es que se quiere ver cómo sale el sol desde lo alto de estas construcciones mágicas.

226909_488405521219611_88009004_n

En Tikal, además de las ruinas arqueológicas, se puede apreciar vida en cada rincón: hay más de 285 especies de aves exóticas, pumas, jaguares, venados, tapires y monos aulladores así como monos arañas. Pero no está el Mojo de Homero. No esperen verlo a él.

Un poco de historia

Tikal, uno de los centros mayas más grandes, fue descubierto en 1800, de casualidad, durante unas excavaciones. Se dice que los mayas comenzaron a construir esta ciudad en 600 A.C y durante los próximos 1500 años fue un gran centro científico, político y religioso. Vivió su mayor esplendor alrededor de 500 D.C. Se calcula que llegó a tener 100 mil habitantes y es considerada una de las principales ciudades de la civilización maya. Su decaimiento comenzó hacia 870 D.C (no se sabe el motivo) y en apenas 30 años fue abandonada completamente.

 

 

 

Facebooktwittergoogle_plus

Deja un comentario