Croacia: 9 motivos para visitar la isla de Lokrum

Lokrum es una pequeña isla de apenas dos kilómetros cuadrados y que se encuentra a unos 600 metros de distancia de Dubrovnik. Llegar allí es muy sencillo: sólo basta tomarse uno de los barcos que salen cada 15 minutos o media hora desde el puerto viejo de la ciudad. El valor del pasaje incluye la ida y el regreso así como la entrada a la isla, que es una reserva natural que está en manos de Unesco. En la isla hay un restaurant, un bar y, al menos, un kiosco donde se pueden comprar bebida y comida a un precio razonable así que no vale la pena llevarse una mochila con comida. La isla es preciosa, cautivante y muy tranquila. Vale dedicarle, al menos, cuatro o cinco horas. Eso sí: no hay que olvidarse que no se puede pasar la noche ahí y que el último barco que regresa a la ciudad parte a las 19 horas.

1.Perderse. Lo más interesante es dejarse llevar por los caminos arbolados que suben y bajan por la isla sin tener un itinerario preciso. Es pequeña y no será demasiado difícil volver a andar los propios pasos. Eso sí, hay que asegurarse de encontrar el camino al puerto antes de las 19 que es cuando se va el último barco a Dubrovnik.

2.  El monasterio benedictino. La construcción de la basílica data del siglo XII y el monasterio tiene un estilo gótico típico del 1500. A la salida se puede disfrutar de una buena comida, y a un precio razonable, en el restaurante que se construyó allí.

3. Los animales. La isla está llena de pavos reales. También hay conejos y aves de todo tipo pero los pavos reales, sin duda son los que más se ven y también son los más sociables. No sería extraño encontrarse en medio de una contienda con alguno de ellos para ver quién se comerá el último sándwich del almuerzo.

Peacock

4. El mar muerto. Así se llama a una pequeña laguna natural de agua salada que se encuentra en el sur de la isla. Tiene apenas diez metros de profundidad y está enmarcada por una hermosa arbolada. Definitivamente vale la pena bañarse en sus aguas.

Mar muerto

5. La playa nudista. Está ubicada en Skrinja, al sur del puerto. Para llegar a ella basta con seguir el cartel que tiene las iniciales FKK (Freikörperkultur/Free Body Culture). Como todas las playas nudistas de la zona está en una zona boscosa y bien empinada para preservar la intimidad y desalentar a los fisgones. Es el lugar ideal para broncearse sin marcas o sentir el golpeteo del agua contra el cuerpo sin que medie ningún tipo de vestimenta entre los dos.

6. El fuerte real. Está en la zona más alta de la isla, a 96 metros sobre el nivel del mar. Fue construido por los franceses en 1806 y se entiende por qué: es un gran mirador que permite tener una vista completa de Dubrovnik y las islas aledañas. Luego de que finalizara el dominio napoleónico el fuerte fue rebautizado por los austríacos con el nombre de la Torre de Maximiliano. Definitivamente uno de los imperdibles de la visita a esta isla maravillosa.

7. Cruz del Tritón. Es un monumento de piedra que recuerda el naufragio de Tritón, el barco imperial, en 1859.

8. El Jardín Botánico. Se fundó en 1959 y se pueden encontrar hasta 500 especies diferentes de plantas en su interior. El clima de la isla permitió que allí puedan crecer vegetales de todo tipo: se pueden encontrar pinos, limoneros y olivos así como cactus o palmeras. Y para los fanáticos de game of Thrones: algunas escenas de Qarth, como la bienvenida de Xaro, fueron filmadas ahí.

9. El trono de hierro. Sí, nuevamente para los fanáticos de la serie, sepan que el trono de hierro de los siete reinos está en Lokrum y que es posible sentarse en él por un rato. No mucho tiempo porque es posible que vengan de los siete reinos a reclamarlos, pero la foto vale la pena. Y es gratis.

En el trono de hierroEn el trono de hierro2

 

Facebooktwittergoogle_plus