Granada: los imperdibles de la Alhambra

Alhambra4

(Vista de Granada desde la torre La Vela)

Jardines, palacios, fuentes imponentes y, lo mejor, leyendas. Todo eso circula por cada uno de los rincones de la Alhambra, una ciudad detenida en el tiempo que se levanta, omnipresente, en medio de la bella Granada. Se la puede ver desde cualquier sitio y ella todo lo ve desde la cima de la colina de Sabika, uno de los puntos más altos de la ciudad.

Las primeras ocupaciones militares en esta zona datan del fines del siglo VII pero la Alhambra pasó a ser residencia real recién en 1238, cuando llegó al poder Muhammad ibn Nasr, el primer sultán de la dinastía nazarí que estuvo en Granada hasta la expulsión de los moros por parte de la reina Isabel de Castilla y el rey Fernando de Aragón. Aquello sucedió en 1492, año en que Colón se topaba con América creyendo que había llegado a las Indias, pero esa es otra historia.

La Alhambra, también conocida como fortaleza roja, porque así se la veía de noche al quedar iluminada por las velas (y también ahora, aunque con la iluminación eléctrica), tiene 740 metros de largo y está dividida en distintas secciones. Si uno se toma su tiempo para explorar en detalle cada uno de estos sitios, la visita dura cerca de 3 horas. Se recomienda reservar un turno con, al menos, 15 días de anticipación. La entrada vale 15 euros por persona y los tours están en 45.

La alcazaba

Así se llamaba a la zona militar donde estaba el centro de defensa y vigilancia de la Alhambra. Se trata de la construcción más antigua del complejo. Las primeras edificaciones son del siglo XI. Su ampliación llegó de mano de Muhammed I, el primer rey nazarí de Granada, que transformó esta área en una verdadera fortaleza y levantó las principales torres que actuaban como miradores desde donde se puede divisar todos los puntos de la ciudad.

La Torre de la Vela es la más alta.  Fue construida entre 1238 y 1273. Lleva el nombre de la campana que los reyes católicos  pusieron allí cuando conquistaron la ciudad. Se tocaba para avisar a los agricultores sobre la necesidad del riego de sus cultivos y como el sonido de la campana los mantenía “en vela” así se decidió bautizar a esa construcción.

Luego de subir a cada una de las torres, o al menos a la Vela, por su posición destacada y maravillosa vista, bien vale la pena tomarse un tiempo para recorrer el Jardín de los Adarves, que fue diseñado hacia 1600, cuando la fortaleza ya no tenía una función defensiva, sino pasó a ser más bien un monumento de valor histórico y de uso de la realeza española. Tomarse el tiempo e imaginar cómo se vivía en aquellos tiempos o descansar para llenarse de energía antes de continuar el recorrido es una gran idea.

Alhambra5

Palacios nazaríes

Así se llama al complejo conformado por el Palacio de Comares, el más antiguo, y el Palacio de los Leones, que fueron levantados durante comienzos del 1300. Eran la sede la corte, donde se llevaban a cabo tareas administrativas, reuniones protocolares y también donde los reyes tenían sus cuartos privados.

La sala más antigua es el Mexuar. Durante el reinado de los nazaríes se empleaba como lugar de audiencia para tratar casos importantes. Al final hay un pequeño recito que cumplía la función de oratorio y que, luego de la conquista de los reyes católicos, fue convertido en una capilla.  A  la salida está el Patio del Mexuar y el Cuarto Dorado.

Palacio de Comares

En el Patio de los Arrayanes se encuentra el Palacio de Comares. Un elemento distintivo de este y el resto de los patios de la Alhambra es la presencia de una gran fuente o pileta. El agua está presente en todo el recito y que en ocasiones sirve también para reflejar, como en este caso, la gran construcción que rodean.  El agua es símbolo de vida y grandeza. Cabe destacar que fueron los moros los que construyeron canales de riego para solucionar la sequía de la zona.

Desde el patio se puede acceder al torreón de Comares atravesando la Sala de la Barca. El Salón de Comares es el más grande y alto de todo el palacio y fue construido durante la segunda mitad del siglo XIV. A los costados del salón hay nueve habitaciones. El sultán, como era de esperar, ocupaba el cuarto central. Llama la atención el nivel de detalles de las paredes, donde hay inscripciones en árabe, otra característica de todo el recinto donde hay cientos de inscripciones y leyendas en este idioma.  Lo más llamativo del salón es el techo cúbico que representa los siete cielos por distintas capas que se superponen una sobre otra, dando una idea de que el techo no termina de cerrarse. Según el Corán, sobre esos siete (número simbólico si los hay) cielos está Dios.

Alhambra6

Palacio de los leones

Fue construido por Muhammad V, hacia 1377, y cumplía la función de residencia del sultán y sus esposas. En el medio del patio está la fuente de los leones, a la cual se le atribuyen varias interpretaciones, aunque ninguna fue corroborada.  Una de las teorías es que los 12 leones representan los signos del zodiaco. Por otro lado, se cree que podría referirse a la fuente de la vida y las cuatro vertientes que llegan hasta ella serían los cuatro ríos descriptos  en el Corán como parte del paraíso.

Alrededor del patio están los distintos cuartos donde, además del sultán (Sala de los Abencerrajes), vivían sus esposas. Como indica la costumbre islámica estas habitaciones no tienen ventana al exterior sino que todos miran al patio central.  También se destaca la Sala de las Dos Hermanas, que está justo enfrente a la habitación del sultán.  Se llama así por las dos lajas de mármol blanco que son idénticas y están en el suelo a los dos lados de la fuente.

Si se continúa caminando se desemboca en el cuarto del emperador, que fue construido para el rey Carlos. En la habitación siguiente hay una placa dedicada al famoso escritor Washington Irivig, que vivió en ese lugar mientras escribía Cuentos de la Alhambra (1829).

Al salir al patio se puede ver una torre conocida como Peinador de la Reina, que era un sitio que utilizaba el sultán para meditar. El nombre actual se debe a que, luego de la conquista de los reyes católicos, fue empleada como tocador de la reina.

Alhambra7

(La fuente de Los Leones)

El Partal

Allí están los restos del Palacio de Yusuf III. Se pueden ver la estructura de los baños que constan de distintas secciones: una donde estaba el vestuario, otra con la pileta de agua tibia, además de una con agua caliente y la última con agua fría. También estaba la sala de vapor y una zona de relax.

 

Palacio de Carlos V

Se construyó para que viviera allí el rey pero no se sabe si es que en algún momento llegó a residir allí. Está junto al Palacio de Comares y tiene un estilo arquitectónico completamente diferente a los palacios nazaríes. En su exterior hay grandes bloques de ladrillos rectangulares y al ingresar se puede observar un patio interior circular con grandes columnas de tipo grecorromanas.  Tiene un estilo renacentista y por ende bien diferente al estilo islámico que predomina en el resto de la Alhambra.

alhambra2

Generalife

El Generalife es el nombre que se le da a los jardines donde los sultanes se dirigían para descansar o meditar.  Se construyó entre los siglos XII y XIV y están muy bien preservados. Es una gran sitio para terminar la visita mientras se ve la puesta del sol.

Facebooktwittergoogle_plus

Deja un comentario