10 cosas gratis para hacer en Barcelona

Tours a la gorra. Como explicamos en algún otro post, los tours sin costo o los free walking tours son siempre un gran punto de partida cuando se llega a una ciudad. Además de no tener costo (o casi, porque en realidad son a la gorra, y los guías siempre esperan una propina, aunque no es obligatoria) sirven para tener un pantallazo general de lo que se puede visitar. Es una oportunidad para caminar la ciudad con un guía, aprender un poco de historia y después hacer anotaciones mentales sobre esos sitios a los que se quiere regresar con más tiempo. Los tours suelen partir desde algún punto bien céntrico, entre las 10.30 o las 11, por la mañana; o bien después de las 14 o 15 para los que prefieren quedarse más tiempo en la cama. Hay muchas opciones. Lo mejor es buscar en la web y elegir el que más convenga.

La sagrada familia. Símbolo de Barcelona. No se puede nombrar a la ciudad sin que uno se remita a esta colosal balísica. Se comenzó a levantar en 1882 y todavía sigue en construcción. Obra maestra de Gaudí, su cripta y fachada son Patrimonio de la Unesco. Si bien el valor de la entrada es de 14 euros por persona, en septiembre, cuando se celebra la Fiesta de la Merced (en honor a la virgen que lleva ese nombre), se ofrecen tickets gratuitos que deben ser reservados con antelación.

Barcelona5

Ruta Gaudí. Para los fanáticos de la arquitectura y para los que no lo son tanto pero saben apreciar el buen diseño, las calles de esta ciudad son un deleite sin igual (qué lindo usar la palabra “deleite”).  Barcelona fue el principal escenario de creación para Gaudí y se pueden ver muchas de sus obras con tan solo dedicarse a recorrer sus callecitas. Algunas de los edificios más conocidos son la casa Calvet, Batlló, La Pedrera y Vicens.

Parc Güell.  Lleva el nombre de Eusebio Güell, un empresario catalán que contrató a Gaudí para que convirtiera esa ladera del Monte Carmelo en una urbanización. El renombrado arquitecto comenzó su construcción pero el proyecto fracasó y los herederos de Güell lo vendieron al Ayuntamiento. En 1984 fue declarado, por la Unesco, Patrimonio de la Humanidad. Es un predio enorme con galerías, viviendas, jardines e incluso está la casa donde pasó sus últimos días Gaudí. Hay una parte del parque que se puede visitar de forma gratuita: es posible ver los jardines y las galerías y el resto se puede admirar desde la puerta principal que da al exterior. Claro que no será lo mismo que entrar a cada una de las viviendas, pero si sólo se quieren admirar las fachadas de las viviendas más destacadas este vistazo gratuito será más que suficiente. La entrada cuesta entre 4.90 y 7 euros por persona.

Barcelona4

La Boquería. Es el mercado más grande y conocido de Barcelona. Pescado fresco, jugos, frutas coloridas. Se puede conseguir lo que sea. Una verdadera fiesta para los sentidos. Recorrerlo es gratis.

La fuente mágica Montjuïc.  En realidad no es “la fuente” porque se trata de varias cascadas, con luces, música y efectos especiales increíbles. Esta fiesta de colores fue construida para la Exposición Universal de 1929 y desde entonces sufrió varias modificaciones. En los 80 se le sumó la música y para los Juegos Olímpicos de 1992 se terminó de restaurar. Todas las noches, a partir de las 21.30 se puede disfrutar, desde las escalinatas que miran a esta fuente, de un espectáculo de sonido y luces increíble. Realmente vale la pena  vivirlo. Antes se puede hacer un recorrido por el Estadio Olímpico, la Torre de Telecomunicaciones diseñado por Calatrava, el Jardín Botánico o entrar al Centro cultural Caixa Forum. Especialmente recomendable es el Pueblo Español, un predio donde hay reproducciones de distintas ciudades de España. Allí es posible hacer dos cuadras y disfrutar de la típica arquitectura sevillana de balcones blancos para,  a las dos cuadras siguientes, encontrarse tomando unas cañas en la Plaza Mayor de Madrid o bien en las próximas dos estar cerca de la Alhambra, en Granada.  La entrada es de 6,30 para los niños y de 10,8 para los adultos, aunque después de las 20 vale la mitad.

Barcelona6

Laberinto de Horta. Allí se grabó una de las escenas de la famosa película El perfume. Tiene jardines de más de dos siglos de antigüedad donde vale la pena perderse un rato para después encontrarse con uno mismo o, por qué no, con alguien más. Se puede entrar gratis los miércoles y los domingos.

Yacimiento del Borne. Para acceder a la totalidad de este yacimiento arqueológico hay que pagar una entrada, pero hay una muestra gratis: se puede admirar los restos de la ciudad que datan del siglo XVIII desde las pasarelas que se encuentran en el lugar.

Parc de la Ciutadella. En castellano se lo conoce como Parque de la Ciudadela y fue construido en la segunda mitad el siglo XIX. Se puede llegar a él atravesando el Arco del Triunfo (sí, en casi todas las grandes ciudades europeas hay uno), lo cual ya puede considerarse un buen indicio de lo que quede de la jornada. Hay mucha vegetación, un lago que se puede atravesar con barcos a remo y también está el zoológico de la ciudad. Es el espacio preferido de los que tienen alma circense, por eso es habitual encontrarse a diferentes grupos haciendo malabares, telas o slackline (equilibrio en cuerda).

Barcelona2

Barrio Gótico. La consigna para conocer cualquier ciudad es caminar y Barcelona no es la excepción, pero si hubiese que elegir un barrio, entonces me quedo con el Gótico, que es el más antiguo de la ciudad. Hasta el siglo XIX se mantuvo intacto, luego se modificó la estructura de los edificios y los cementerios fueron convertidos en plazas. De todos modos queda un aire de viejos tiempos: hay una capilla gótica que era parte del Palacio Real Menor y , en la plaza de la Seo, se preservan trozos de la que fue la primera muralla de la ciudad.

Bonus track

Camp Nou. Si se puede y el bolsillo lo permite, vale la pena darse una visita por el estadio de fútbol. Con la Camp Nou Experience (vale entre 23 y 17 euros) se puede volver  a vivir lo smejores momentos del Barça, entrar al campo de juego, conocer el estadio en detalle e incluso acceder a un sitio multimedia. Si las ganas acompañan y se puede hacer una inversión un poco mayor también vale la pena quedarse a ver un partido en uno de los estadios más lindos de Europa.

 

Barcelona

Arco del Triunfo.

 

 

Barcelona8

Pueblo Español.

Facebooktwittergoogle_plus

Deja un comentario